Rovio, el estudio responsable del anteriormente popular Angry Birds, continuan caminando sobre el filo de la navaja. Durante los últimos años han conseguido mantenerse a flote, pero la situación es bastante inestable.

 
Según parece, los gastos en publicidad y otras inversiones han llevado al equipo sueco una serie de pérdidas que les obligan a reducir sus expectativas de ingresos entre 260 y 300 millones de euros. El pasado año consiguió 297 millones de euros por lo que este año podrian incluso perder dinero.

 

 

Los inversores han perdido su confianza en Rovio y han abandonado a la compañía que se ha precipitado en Bolsa con una caida del 47,9%. Las acciones aproximadamente han pasado de 10 a 4,90 euros. En noviembre anunciaron una previa de esta situación actual y las acciones cayeron otro 20%.

 
El estudio cuenta con un plan de trabajo para recuperarse a largo plazo, aunque el analista Aaron Kaartinen, de la firma irlandesa FIM, asegura que la estrategia de mercado de Rovio no funciona: “sus juegos no cuentan con suficiente tirón entre los jugadores”.

Publicar Respuesta


Webs Amigas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies